31 enero 2007

Necesito música para vivir...




la prueba de ello es el nombre de mi blog, que es parte de una canción de Devendra Banhart. La necesito por la mañana mientras corro hacia el trabajo. Sobre todo en Madrid, en Pucela, no la echo de menos, en Madrid si no la llevo me siento desnuda, me da la energía para empezar el día. La necesito más al ir a trabajar que al volver¿?




Tengo que reconocer que gracias a I, que está siempre investigando conozco grupos nuevos como Calla, que llevo varios dias escuchando. Cuando escucho un grupo me gusta escucharlo varias veces seguidas, me gusta hacerlo en orden y predecir la canción siguiente.

Me encantan las noches en que pasamos de la tele, escuchamos música y tomamos una cerveza viendo videos y nos vamos tarde a dormir, como si no pudiéramos verlos en otro momento, porque la música te hipnotiza y quieres MAS. O cuando la vives en directo sintiendo la emoción tan dentro de tí. Jo, qué bien lo pasamos en el de Andrelo, Fifilota ;)

Tengo dos propósitos nuevos, dos más, de mi larga lista:
1. Ver menos tele, que desde que curro de mañana me pongo al punto toda la tarde con la tele, y paso, voy a ponerme música! que me estoy agilip...ando.

2. Quiero ser menos materialista, no es tan nuevo el propósito, es algo que siempre persigo, pero que me cuesta. Tenemos demasiado, no quiero "necesitar" cosas que realmente no necesito. Tengo que reconocer que desde que empecé a trabajar en "lo mío", comencé ganando la mitad de lo que cobraba antes, (sin I no hubiera podido hacerlo) y me compro muchísimos menos caprichos, pero prefiero disfrutar mi dinero en cenas, conciertos, viajes... irme de cañas con mis amigos... (que también es materialismo pero acumulo vivencias, no objetos)

Cuanto más tienes, más quieres y más necesitas, y yo quiero que mi vida sea más SIMPLE.


3 comentarios:

Marta dijo...

Una amiga mía (que si la conocieses así a primera vista no te pegaría nada lo que dice) dice que nos creamos falsas necesidades para estar en un constante gasto... y si lo piensas qué verdad más grande!!!. Además cuando tienes dinero hay cosas como los amigos para cañas que no los puedes conseguir con dinero, las cañas si pero claro... eso sería darte a la bebida sola!!! Así que a cuidar a los amigos.

Lía dijo...

Menos es más... ;)
Mira, yo cuando me encapricho de algo (absolutamente innecesario) me doy una semana o quince días y si pasados estos todavía me hace ilusión pues me lo compro, pero te aseguro que la mayoría de veces ese impulso ya ha pasado.

fifilota dijo...

Pues si, ¡¡es verdad!! Yo también debería plantearme no tener tantas cosas... y ¡¡disfrutar más con las/os amigas/os!! Por cierto... ¡¡qué ganas de tomar unas cañas contigo!!